Cruceros Fluviales por el Danubio

Sumérjase en el esplendor de los Habsburgo a bordo de un crucero fluvial por el Danubio con todo incluido y visita a Viena, Bratislava, Budapest y Belgrado y opción de ampliar a Praga y Berlín.

¿Dónde quiere viajar?


Viajes encontrados :0

ORDENAR POR
 
Lo sentimos, no hay resultados para la zona seleccionada, por favor, no dude en realizar una nueva búsqueda

Disfruta de nuestros mejores viajes por Europa central y del Este

Estamos convencidos de que, al leer estas líneas, te vienen a la mente las notas del célebre vals El Danubio azul, de Johann Strauss. Y no es de extrañar, si tenemos en cuenta la belleza y el poder evocador de las ciudades que baña este río centroeuropeo: Linz, Salzburgo, la señorial Viena, Budapest, Bratislava, Melk…

Además, algunos de nuestros viajes por Europa central incluyen cruceros fluviales que te permitirán visitar dos de las urbes alemanas más fascinantes: Berlín y Múnich, así como la hipnótica Praga, la capital de la República Checa ¿Qué más se puede pedir?

Si estás planeando un viaje a Austria, Alemania o Hungría y te apasionan las escapadas románticas, no te pierdas nuestros cruceros fluviales.

Un viaje a Austria con nuestros cruceros fluviales por el Danubio

Tanto si ya has visitado las incontables maravillas que Austria pone a tu alcance como si aún no has disfrutado de estos tesoros, te invitamos a que contemples sus parajes más idílicos desde las aguas del Danubio. ¿Y qué mejor manera que reservando tu plaza en algunos de nuestros cruceros fluviales, como el crucero A-Rosa Riva, A-Rosa Donna o Danubio Azul?

Este increíble itinerario nos permitirá conocer algunas de las ciudades más cautivadoras del territorio austríaco. Entre ellas, destacan Linz, capital del Estado de la Alta Austria, y Salzburgo, una localidad mundialmente conocida por su elegancia y por ser el lugar en el que vino al mundo el inimitable Wolfgang Amadeus Mozart.

Aunque menos conocidas que las anteriores, también merecen una especial atención Melk, que debe su bien merecida fama a su extraordinaria abadía barroca; el valle del Wachau, que despliega algunos de los paisajes más sugerentes por los que discurre el Danubio, o el bucólico Dürnstein, un encantador pueblecito de la Baja Austria en el que estuvo preso Ricardo Corazón de León.

De estos modos, cualquier viaje a Austria queda incompleto si en esta enumeración no aparece su magnífica capital: Viena. Heredera del extraordinario impuso urbanístico del siglo XIX, esta ciudad exhibe ante los asombrados ojos del viajero una constelación de teatros (como la Ópera Estatal o Wiener Staatsoper y el Teatro Nacional o Volkstheater), museos (con el Museo de Historia del Arte, el Museo de Historia Natural o el Museo Gustav Klimt como punta de lanza) y arquitectura palaciega sin parangón, sin olvidar edificios como la catedral de San Esteban o Sephansdom o la multicolor Hundertwasserhaus.

Asimismo, tampoco hay que dejarse en el tintero el Palacio Imperial de Hofburg, en el que abre sus puertas el Museo de Sissi, el Palacio de Schönbrunn, que hizo las veces de villa de verano, o el Palacio de Belvedere, que fue la residencia del príncipe Eugenio.

El viaje a Praga y Budapest que estabas esperando

Pero si Austria cuenta con todos los ingredientes para enamorarte, otro tanto podrías decirse de Praga. Pese a estar alejada del Danubio —es el río Moldava el que cruza sus calles—, algunos de nuestros cruceros fluviales incluyen una escapada a esta magnífica ciudad de cuento de hadas.

En ella encontrarás infinidad de rincones que te harán soñar. Por ejemplo, la Staromestské nam o la plaza de la Ciudad Vieja, donde se alza la iglesia de Nuestra Señora de Týn (1365-1511) y la torre del Reloj (1364), sede del antiguo Ayuntamiento, cuya fachada luce un espectacular reloj astronómico del siglo XV.

Otro lugar emblemático es el Castillo de Praga, recinto que da cabida a la catedral de San Vito, y el bellísimo callejón de Oro, en cuyo número 22 vivió el escritor Franz Kafka entre 1916 y 1917.

El barrio judío, con sus sinagogas y su sobrecogedor cementerio, la imponente puerta de la Pólvora y el icónico puente de Carlos, inaugurado en 1402 son otro de los lugares que no hay que dejar de admirar, sin obviar el Museo Nacional de Praga y al Museo Mucha, dedicado a uno de los mayores cartelistas del modernismo.

No obstante, Praga no es la única ciudad de la antigua Checoslovaquia que podrás conocer si te embarcas en alguno de nuestros cruceros fluviales por el Danubio. De hecho, alguno de estos viajes por Europa central te llevarán a Bratislava, la capital de Eslovaquia. En su zona norte, podrás recorrer las típicas calles de su casco antiguo (Staré Mésto), con lugares tan llamativos como la catedral de San Martín, la torre de San Miguel o el Palacio Primacial. Las dos orillas del río están unidas por un gran puente: el Novy Most, que en su parte superior alberga con magníficas vistas a la ciudad.

Un viaje a Budapest (o a Alemania) imborrable

Pero si Austria cuenta con todos los ingredientes para enamorarte, otro tanto podrías decirse de la urbe que se ha ganado el sobrenombre de la Perla del Danubio: la magnética Budapest. Allí podrás admirar su extraordinario Parlamento, la Ópera, la catedral de San Esteban, el Bastión de los Pescadores, el puente de las Cadenas o el castillo que embellece el barrio de Buda, el más antiguo de Budapest.

En cualquier caso, en nuestro crucero por el Danubio te aguardan otras ciudades húngaras. Éste es el caso de Estzergom, una localidad situada al norte del país que ofrece no pocos atractivos, como su espectacular basílica, cuya inconfundible señorea sobre la orilla del río; los restos de la muralla medieval o su espléndido castillo restaurado.

Pero si además de disfrutar de estas experiencias te apetece conocer Alemania, no olvides que nuestros cruceros fluviales también incluyen escapadas que te llevarán a Múnich y Berlín.

En Múnich, la capital de Baviera, podrás disfrutar de lugares como la Marienplatz, donde se localizan el nuevo Ayuntamiento o Neues Rathaus y la vieja iglesia de San Pedro o Kirche Alter Peter. También merecen tu atención el Viktualienmarkt, donde encontrarás todo tipo de productos de alimentación y para el hogar; la iglesia de Nuestra Señora o Kirche Unserer Lieben Frau, los Jardines Ingleses o Englischer Garten, el Allianz Arena o la Theatine Kirche, una iglesia cuyo interior, completamente blanco, te impresionará gratamente.

Y en Berlín, te esperan la emblemática Puerta de Brandemburgo, lo que resta del histórico Muro de Berlín (con el famosísimo Checkpoint Charlie), la catedral de la ciudad, el Parlamento alemán, la iglesia memorial Kaiser Wilhelm y el monumento del Holocausto.

¿A qué esperas para descubrir Europa central y del Este con un crucero fluvial?